El economista Víctor Beker aseguró que la misión de inflación de 29% anual que estimó el Gobierno en el Presupuesto Nacional de 2021 «resultará muy dificultosa de conseguir por distintas causas». También, el experto explicó que la baja en la inflación del año 2020 debió ver básicamente con el congelamiento de tarifas que rigió y no por las políticas que se realizaron notificó la agencia NA.

Según el directivo del Centro de Estudios de la Novedosa Economía (CENE) de la Facultad de Belgrano, «la pandemia y su secuela, la cuarentena, tal como los controles de costes incorporados, condicionaron el accionar de la inflación, lo que se aprecia en la enorme dispersión en los costos relativos».

De hecho, los costes de los artículos estacionales -que tienen dentro comestibles y también indumentaria, por ejemplo categorías- subieron un 64,4% en 2020, cerca del doble del promedio.

Hasta entonces, los costes regulados -que engloban a la mayor parte de los servicios públicos- lo hicieron solamente un 14% a lo largo del mismo año, que concluyó con una inflación del 36,1%.

Beker estimó que 2020 «concluyó con un repunte inflacionario. La variación del Índice de Costes al Cliente de diciembre fue la más grande, con un 4%, proyectando un alarmante arrastre sobre enero de 2021».

Cocina Diabetes

Como resultado, el economista destacó que el logro de la misión sosprechada en el Presupuesto aprobado por el Congreso Nacional, que prevé una inflación anual del 29% para este año, «resultará bastante dificultosa por distintas causas».

«Primeramente, debe tenerse presente que la reducción de la inflación en 2020 tuvo bastante que ver con el congelamiento de las tarifas de servicios públicos a lo largo de parte importante del año», explicó.

«¿Va a poder mantenerse un esquema afín en 2021?», se preguntó el directivo del CENE en un aviso.

Además de esto, evaluó que «la restauración de los costes de todo el mundo de nuestras exportaciones, por otro lado, es una buena nueva para el comercio exterior. Pero crea una más grande contrariedad para el frente inflacionario. ¿Van a poder desacoplarse los costes de todo el mundo de los internos sin poner bajo riesgo el volumen de exportaciones y los capital de percibes?».

En igual sentido, mencionó que «debe computarse una eventual restauración del consumo, cuyos bajos escenarios en 2020 sacaron presión sobre ciertos costos. Asimismo debe tenerse presente el resultado de las igualitarias, si no resulta triunfadora la iniciativa del gobierno de un convenio de costes y sueldos».





Fuente

Apuesta Exitosa