En el software del martes de “Bienvenidos a Bordo”, Hernán Drago debió formar parte de “El juego de la copa” con Alfredo Silva. El modelo mantenía un vaso lleno de líquido en su mano, al paso que el otro no tenía ninguno. Guido Kaczka explicó exactamente en qué consistía el reto. El conductor relató que Hernán debía llenarse la boca con la bebida, sin escupirla ni tragarla. Además de esto, Silva debía contar cinco rechistes.

Drago debía soportar la risa para ganar el premio, al tiempo que, si se tentaba, el otro iba a lograrlo. “Tomá el agua, por favor”, le señaló antes de comenzar el desafío. Silva empezó con las gracietas: “Mi abuelo estuvo en la Guerra de Vietnam. Logró caer seis helicópteros de combate y siete aeroplanos. Sin lugar a dudas, fue el peor mecánico de aeronáutica”.

El humorista no logró que Drago deje de estar serio y continuó: “No veo nada. Me afirma mi mujer: ‘¿Dónde dejaste al nene?’. En cama, mas allí hay un pollo. ¡Apagá el horno!”. A Kaczka le ocasionó felicidad. Sin embargo, Hernán proseguía con el líquido en la boca y el comediante relató el tercer chiste.

Cocina Diabetes

Este logró que el otro desee reírse, mas se contuvo. “Se la soporta”, observó el conductor. “Siempre la profesora me afirmaba: ‘Silva, siempre llega tarde. Debe ser como Sarmiento, era puntual’. ¿Y quién le puso ese nombre al tren que va de Once a Moreno?”. Más allá de que sonreía, Hernán se sostuvo estable.

Silva abrió los ojos bien enormes sin parpadear y mentó: “Tengo uno derecho y otro torcido. Fui a la heladería y pregunté por los sabores. Me afirmaron: ‘Están en la pared’. Les solicité: ‘Dame uno de dulce de leche con salida de urgencia’”. Drago estuvo a puntito de tragarse el agua, mas al final cumplió con su propósito. “¡Bien, Hernán!”, lo felicitó Guido.





Fuente

Apuesta Exitosa