Barna venció ayer por penales a Real Sociedad, tras empatar 1-1 en los 90 minutos normativos, y avanzó a la final de la Supercopa de España. Alén del triunfo, como tiende a suceder, las miradas se las llevó Lionel Messi, que quedó marginado del partido por una molestia muscular. En este momento, la preocupación en el Azulgrana se acentúa porque podría perderse la final del domingo.

Lo probaron hasta el último instante en el Nuevo Arcángel de Córdoba, mas por último fue conservado. El rosarino arrastra los inconvenientes desde el previo partido de Liga frente al Granada, el pasado sábado, en el momento en que fue sustituido en el minuto 65. Frente esto, Koeman no lo arriesgaría por mucho que la final sea con el Real La capital de españa.

Temas



Apuesta Exitosa