La Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (Arba) anunció este miércoles que la recaudación impositiva provincial cerró el 2020 con un desarrollo interanual de 27,6%, bajo el nivel inflacionario. Según especificó el organismo, la cifra total alcanzó los 467.016 millones de pesos al paso que el Impuesto sobre los Capital Bárbaros exhibió un desarrollo de 29,1%, totalizando 339.086 millones de pesos.

Según notificó NA, la evolución citada tuvo como marco una caída tácita del nivel de actividad que estuvo en torno al 9,7%, con un encontronazo negativo que fue heterogéneo y afectó de forma diferente los diferentes rubros de la economía. Respecto del tributo de Sellos, la recaudación alcanzó los 37.043 millones de pesos, con una suba de 22,9%: en un caso así, la evolución del impuesto se vio perjudicada, particularmente entre abril y mayo de 2020, por encontronazo de la crisis sanitaria en los rubros inmobiliario y automotriz.

 «Desde ahí, se observó una restauración que fue coincidente con la optimización mostrada en esos ámbitos», resaltó Arba en un aviso. Por su lado, el Impuesto Inmobiliario Urbano (Edificado y Baldío) aportó en 2020 un total de 28.276 millones de pesos, con un aumento interanual de 41%.

Cocina Diabetes

En la medida en que el Inmobiliario Rural sumó 14.131 millones de pesos, con una optimización de 40,6% en comparación con 2019, al tiempo que en todo el año pasado los Automotores y Embarcaciones Deportivas totalizaron 37.653 millones de pesos, con un desarrollo de 28,5%.Por otra parte, los proyectos de regularización sumaron 9.934 millones de pesos y el tributo a la Transmisión Gratis de Recursos aportó otros 893 millones, según la información oficial.

Por su parte, Arba evaluó que en relación a los efectos negativos ocasionados por la pandemia, por una parte, se produjo una caída evidente en el nivel de actividad, que tuvo su encontronazo en la evolución de Capital Salvajes y Sellos; por otro, afectó la cobrabilidad de todos y cada uno de los impuestos patrimoniales, particularmente automotores y embarcaciones.

«Las medidas destinadas a mitigar la crisis y la progresiva restauración del nivel de actividad, con su encontronazo conveniente en el poder de compra de los impositores, fueron mermando ese deterioro de la cobrabilidad, más que nada desde la segunda mitad de 2020, lo que se tradujo en una progresiva optimización de la recaudación», destacó el organismo.



Fuente

Apuesta Exitosa