Desde que comenzó la nueva temporada, en Boca comenzó a hacerse muy notoria la ausencia de varios jugadores, y uno que no volvió a sumar minutos fue Wanchope Ábila. El cordobés se sometió a una cirugía de hernia inguinal, por lo que estuvo un tiempo recuperándose. Sin embargo, hace tiempo se recuperó y Russo no lo convocó. En medio de todo esto apareció una oferta de la MLS, y finalmente tanto el jugador como el Xeneize tomaron una decisión.

El Minnesota United envió hace algunos días una propuesta formal para quedarse con el delantero a préstamo hasta diciembre de este año. En primer punto el Consejo de Fútbol rechazó esta propuesta, pero el cordobés habló con los dirigentes y dejó en claro que tenía intenciones de marcharse ahora mismo. Es por eso que finalmente Riquelme y compañía decidieron darle un corte a esta situación, y terminaron por aceptar la salida del goleador.

Cocina Diabetes

Lo escandaloso en toda esta historia y por lo cual los hinchas del Xeneize no están para nada contentos con la partida de Wanchope es el contexto global en el que se da. La operación está por cerrarse a préstamo y sin cargo, tal y como quería la franquicia estadounidense. En principio se habla de una opción de compra a fin de año, aunque Boca está luchando para plantear una obligación de compra por una determinada cantidad de partidos jugados.

Lo raro es que tanto Russo como el Consejo de Fútbol dejan ir al delantero con mayor registro goleador justo cuando viene de buscar a un goleador como refuerzo por la lesión de Salvio, en una operación que no pudo cerrarse por el ecuatoriano Michael Estrada. Lo cierto es que también influye mucho la propia decisión de Wanchope, que se cansó de diferentes situaciones y es por eso que terminó forzando su salida rumbo a la MLS.

El cordobés siente que fue bastante maltratado en el último tiempo, además de que en cada mercado de pases el Consejo fue en búsqueda de un delantero de categoría, como Rondón o Cavani. Con Russo nunca llegó a ganarse la titularidad, y en las últimas semanas la paciencia de Ábila se agotó, ya que penaba que al menos iba a ir al banco de suplentes contra Claypole, Vélez, River y Talleres, y en ninguno fue convocado. Ahora lo espera una nueva aventura en el Minnesota.





Fuente

Apuesta Exitosa