La mujer del popular narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán, mucho más popular como Chapo Guzmán, fue detenida el primer día de la semana en el Campo de aviación En todo el mundo Dulles, a las afueras de Washington, USA, bajo sospecha de estar implicada en una red de narcotráfico, afirmaron autoridades estadounidenses. Hablamos de Emma Coronel Aispuro, de 31 años, con doble nacionalidad (estadounidense y mexicana).

Así, Coronel debe comparecer el martes por vez primera frente a una corte federal en el Tribunal de Distrito estadounidense para el Distrito de Columbia por medio de una videoconferencia, señaló el Departamento de Justicia en un aviso. Su marido era el líder del letrero de Sinaloa, reconocido como el narcotraficante mucho más poderoso de todo el mundo antes de ser extraditado a USA en 2017. Fue sentenciado a cadena perpetua en el mes de julio de 2019 y cumple su condena en una prisión de extrema seguridad en Rojo.

Según documentos judiciales, Coronel, madre de 2 hijas mellizas de Guzmán de nueve años, encara cargos de conspiración para traficar cocaína, metanfetamina, heroína y mariguana para su importación a USA. Además de esto, esta exreina de hermosura presuntamente cooperó en 2 complots para contribuir a Guzmán a huír de cárceles mexicanas, incluyendo la fuga de la prisión del Altiplano, situada en Almoloya de Juárez, en el mes de julio de 2015.

Cocina Diabetes

Hace un par de años, Coronel asistió prácticamente cada día al histórico juicio de tres meses de su marido en Novedosa York, viendo y sonriendo a su marido, entonces de 62 años, desde el banco del público. Las autoridades no dejaron que esta joven visitara al “Chapo” o hablara con por teléfono. Tampoco ha podido tocarlo en el juicio. A lo largo del desarrollo, hubo instantes en que Coronel fue presentada al público como cómplice de su marido en negocios y en una de sus fugas de prisión, según consignó la agencia AFP.

Un testigo cooperante que fue mano derecha del exjefe del letrero de Sinaloa contó que en 2014 y 2015, en el momento en que el Chapo se encontraba en la prisión de Altiplano en México, pasaba mensajes mediante Coronel -que lo visitaba en la prisión- a sus cómplices para planear su fuga mediante un túnel de 1,5 km de largo que llegaba hasta la ducha de su celda.

En otro instante del juicio, la acusación propagó una llamada telefónica detenida entre Coronel y el Chapo, en el que esta le pasa el teléfono a su padre, asimismo narcotraficante. El Chapo entonces recomienda a su suegro sobre un cruce de drogas por la frontera con USA. “Mi nombre fue múltiples ocasiones citado y expuesto en duda”, aceptó Coronel hace un par de años, al culminar el juicio. “De eso solo puedo mencionar que no tengo nada de qué abochornarme. No soy especial, pero me creo un óptimo humano que jamás ha lastimado a absolutamente nadie intencionalmente”, aseveró entonces Coronel.



Fuente

Apuesta Exitosa