A lo largo de los primeros meses de la pandemia de Covid-19 OnlyFans se transformó en la interfaz líder en contenido íntimo y para mayores de las redes siendo una ventana a fin de que bastante gente recibiesen capital por sus fotografías y vídeos. Entre las primeras celebridades en sumarse fue Hermosa Thorne y si bien ahora otras reconocidas habían pisado antes, la incursión de la actriz rompió la red verdaderamente.

La interfaz salió por vez primera en 2016 y en sus principios se encontraba concebida para Youtubers que deseaba comunicar sus servicios Premium a los seguidores a través del pago de una suscripción por mes. No obstante, OnlyFans llegó al mercado de actores de películas para mayores que la vieron como una oportunidad de vender sus contenidos eróticos.

De a poco la interfaz salió ampliando y más personalidades entraron a OnlyFans para prestar su contenido personalizado. Como en el planeta 2.0 hay de todo, existe quienes detallan considerablemente más piel que otros. Por otra parte, una suscripción mínima es de 5 dólares americanos a 100 dólares estadounidenses por pedido, lo que la impulsó como una aceptable forma de hacer dinero para muchos.

En el momento en que Hermosa Thorne anunció que había llegado a OnlyFans el escandalo fue tal que en la primera semana ganó 2 millones de dólares americanos y rompió el servidor. Hoy día tiene 56 vídeos y 262 fotografías de contenido íntimo y la suscripción mínima tiene un valor de 9,99 dólares americanos por mes. Otro popular que prometió estar en la interfaz es Michael B Jordan, más allá de que aclaró que no bromeaba, todavía no posee un perfil.

Cocina Diabetes

Tyler Posey, de 29, es preferible popular por su papel como Scott McCall en la serie televisiva Teen Wolf. Su arribo a OnlyFans fue en el mes de septiembre del año pasado y lo anunció con una foto sin ropa que tapaba sus partes nobles con una guitarra. El actor tiene hasta este instante 129 publicaciones, al paso que la suscripción cuesta 14,99 dólares estadounidenses por mes.



Fuente

Apuesta Exitosa