Los militares que brindaron el golpe de Estado en Myanmar se encontraban sometidos este martes a una fuerte presión, tras manifestaciones tumultarias y de que USA y la Unión Europea adoptasen novedosas sanciones contra . Ya hace tres semanas, las autoridades birmanas han acentuado la opresión contra la movilización prodemocracia.

Por el momento tres participantes de la manifestación resultaron fallecidos y un hombre que patrullaba para eludir arrestos masivos en un vecindario de Rangún fue abatido. El primer día de la semana durante la noche USA anunció sanciones contra otros 2 líderes de la junta militar birmana que derribó al gobierno civil de Aung San Suu Kyi: el general Maung Maung Kyaw, a la cabeza de la Fuerza Aérea, y el teniente general Moe Myint Tun.

Washington ahora anunció hace 10 días una salva de medidas afines contra numerosos integrantes de la junta en el poder, incluido su jefe, el general Min Aung Hlaing. «No dudaremos en tomar novedosas medidas contra quienes perpetran la crueldad y anulan la intención del pueblo», ha dicho el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken. «No vacilaremos en nuestro acompañamiento al pueblo de Myanmar», añadió.

Logró un llamamiento «a las fuerzas armadas y a la policía a fin de que cesen sus asaltos contra participantes de la manifestación pacíficos, liberen instantaneamente a todos y cada uno de los detenidos inmerecidamente, dejen de agredir y de intimidar a cronistas y activistas y restablezcan el gobierno escogido de manera democrática», notificó AFP.

El aviso se causó horas una vez que la UE decidiese imponer sanciones contra los intereses de tipo económico y financieros de los militares causantes del golpe. «Se suspende toda la asistencia financiera directa (…) para los programas de reforma del gobierno», aseveró el jefe de la diplomacia europea Josep Borrell. No obstante, precisó que la UE no posee la intención de achicar sus relaciones comerciales con Myanmar, por el hecho de que se teme que esto afecte a la población.

Cocina Diabetes

«Rezar por »

Estas sanciones llegan una vez que el ejército birmano utilizara balas de goma, gases lacrimógenos, cañones de agua y, en ocasiones, munición real contra los participantes de la manifestación. Asimismo desplegó mucho más fuerzas de seguridad en las calles de Rangún, la primordial localidad del país y su capital económica.

Para eludir que los participantes de la manifestación se congregaran instalaron barricadas en los cruces y arterias que conducen a las embajadas. Desde el golpe de Estado, mucho más de 680 personas fueron detenidas, acusadas o condenadas, según una oenegé que asiste para los presos políticos. Prácticamente todas prosiguen entre rejas.

Los cortes de internet nocturnos, organizados por la junta, hacen tener miedo que las autoridades los utilicen para hacer detenciones masivas de activistas prodemocracia. Hasta la actualidad, las medidas tomadas por la junta no han disuadido a los participantes de la manifestación. Varios de son gobernantes, usados de bancos, personal sanitario o trabajadores de proyectos públicas que dejaron de trabajar en solidaridad con las manifestaciones.

El primer día de la semana, millones de personas se juntaron en Naipyidó, la ciudad más importante administrativa. Mucho más de cien personas fueron detenidas. La policía persiguió a ciertas por las calles. En Rangún, los participantes de la manifestación siguieron desfilando pese a la existencia de la policía y de las barricadas levantadas en la localidad. Formaron parte de vigilias improvisadas en memoria de los participantes de la manifestación fallecidos.

«Solo tenemos la posibilidad de rezar por », explicó uno, Thura Myo, un estudiante. «Si bien nos encontramos tristes, la red social en todo el mundo escuchará nuestras voces», añadió. Los llamamientos a dejar de trabajar trastornaron las ocupaciones del gobierno, de las compañías y de los bancos. El domingo la junta conminó con utilizar la fuerza mortal para terminar con la «anarquía», advirtiendo a los participantes de la manifestación que corrían el peligro de fallecer.





Fuente

Apuesta Exitosa