En el momento en que Boca tenía mucho más controlado el partido, el Xeneize padeció 2 golpes durísimos en solo un minuto. Primero el gol de River de la malo de Agustín Palavecino de cabeza, y después la expulsión del peruano Carlos Zambrano, quien ahora se encontraba reprendido y en este momento dejó a su equipo con 10 players, afín a como sucedió en el último superclásico jugado en el primer mes del año, donde los dos clubes empataron 2 a 2.

En esa ocasión quien recibió la tarjera de roja fue el colombiano Jorman Campuzano poco tiempo tras haber iniciado el segundo tiempo. En este momento el Xeneize va a deber regresar a amoldarse. Antes Boca tuvo múltiples ocasiones de gol a través de Carlos Tevez y Gonzalo Maroni, pero entre la carencia de puntería y las buenas reacciones de Franco Armani, la desventaja fue solo de un gol.

Cocina Diabetes

En vista a la expulsión Russo movió el banco de suplentes. Por Gonzalo Maroni ingresó Marcos Colorado (quien está debutando en el club) para sustituir a Carlos Zambrano, y Alan Varela por Cristian Medina. Los dos equipos precisan ganar para no perderle pisada a los punteros de sus conjuntos que corresponden, pero más que nada, con lo que significa vencer en el superclásico para el trabajo del resto de la temporada.





Fuente

Apuesta Exitosa