A pesar de que Felipe Solá viene cometiendo fallos garrafales que, además de esto, desatan severas secuelas en las relaciones de todo el mundo (debemos recordar los estos sobre el FMI), y que en este momento sumó otra reciente perlita con un mensaje minutos una vez que aceptara Joe Biden, el presidente Alberto Fernández el día de hoy desayunó con el Canciller y “le dio otra ocasión”.

Tras conocerse el aumento de la tensión en la relación política entre Fernández y Solá, el día de hoy el presidente decidió anunciar una imagen de distención con un desayuno que aprovechó para “ofrecerle un nuevo tirón de orejas. Quizás el último.



Apuesta Exitosa