Se efectuó una actividad de concientización y manejo para la erradicación del caracol africano enorme. Ejemplares de esta plaga se dieron a conocer en el vecindario Santa Rita de Posadas.

En un trabajo en grupo entre el Ministerio de Ecologia, SENASA, la Secretaría de Salud y Medio Ámbito de la Municipalidad de Posadas y otras instituciones, se desarrolló el miércoles, en el vecindario  Santa Rita de la ciudad más importante provincial -sitio donde se hallaron los primeros caracoles colosales-, una actividad de concientización y manejo para la erradicación del caracol africano enorme, definida como clase exótica invasora en Metas.

El aviso de la presencia de este caracol se recibió hace pocos días atrás por medio de la línea de comunicación que puso predisposición el Ministerio de Ecologia llamada “Ecologia Te Escucha”, con lo que todas y cada una de las instituciones enlazadas hicieron los primeros trabajos en este vecindario posadeño y cerrar un bloqueo para eludir el progreso de esta clase a otras zonas de Posadas.

En este sentido, se aconsejó  a los vecinos del vecindario lavar bien las frutas y verduras frente al peligro de contraer patologías transmitidas por estos animales a los vecinos del sitio

El caracol enorme de origen africano, llamado “achatina fúlica”, se considera entre las 100 plagas agrícolas más dañinos de todo el mundo por su aptitud de reproducción, logrando ocasionar daños en la agricultura y la fauna de caracoles originarios, aparte de ser portador de patologías.

Cocina Diabetes

Las especificaciones de esta clase cambia en una longitud que va desde 5 a 20 centímetros, de concha grande, cuerpo pardo, más claro en el cuello, con bandas longitudinales enormes y también irregulares de color violeta obscuro sobre un fondo pardo claro. Su baba forma una amenaza para la gente, con lo que se aconseja no tocarlos; más allá de que no es venenoso, pero en su baba se pegan bacterias y parásitos que entonces son transportados por el caracol y provoca que vayan dejando estas anomalías de la salud que tienen la posibilidad de trasmitir a las verduras y al humano.

La clase encontrada en el vecindario Santa Rita no es venenosa pero de todas formas piden a la población que estén alarma frente su aparición. Aun desde el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) difundieron una alarma tras advertir la existencia de más ejemplares de esa clase invasora en la provincia.

 En el caso de avistamiento de un caracol grande, se tiene que hacer la demanda por medio de un mensaje de artículo o de whatsapp al teléfono 3764-883555 del Ministerio de Ecología  (Ecologia Te Escucha), línea apta para los vecinos de toda la provincia logren ofrecer esta clase de anuncios, como asimismo otros relacionados a caza y pesca furtiva o todo lo relacionado a ocupaciones que vayan en oposición a la protección del medio ámbito misionero.

De observarlos se aconseja que, sin tocarlos, los pongan en un envase con sal para removerlos. Significan una plaga para los cultivos por el hecho de que en ciertos casos son hospedadores secundarios de bacterias que emiten anomalías de la salud. No se aconseja emplearlos como carnadas ni tampoco en ornamentaciones.



Fuente

Apuesta Exitosa