El reconocido piloto, cineasta, empresario gastronómico y médico -entre otras cosas- Enrique Piñeyro produjo un vuelo especial que tuvo un sólo objetivo: visibilizar la depredación del Mar Argentino por cientos de pesqueros internacionales, principalmente coreanos, chinos, japoneses y españoles.

¿Cómo lo hizo? Con un gigantesco Boing 787 que pertenecía a Aeroméxico y que ahora es suyo. Lo adquirió justamente para poder hacer vuelos que generen algún tipo de impacto positivo en el planeta.



Apuesta Exitosa