Veinte días después de la renuncia de Marcela Losardo este lunes asume el nuevo ministro de Justicia de la Nación, Martín Soria. Con la jura ante el presidente Alberto Fernández, el flamante integrante del Gabinete iniciará su gestión que estará enfocada en avanzar con la reforma judicial. La experiencia en el Congreso, el áspero discurso contra el Poder Judicial, las causas de corrupción de Cristina Kirchner y el lawfare contra el oficialismo son algunas de las claves.

Desde las 15:00 en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, el rionegrino asumirá un cargo clave en el entramado del Ejecutivo el mismo día en que se confirmó su designación en el Boletín Oficial. Mediante el Decreto 225/2021 que no tiene ningún considerando y fue rubricado por el Presidente y el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, se oficializó su designación luego de que el Congreso acepte su renuncia como diputado el último sábado en la sesión especial.

Su paso por la Cámara baja y el conocimiento «in situ» para definir estrategias y mover influencias será una de las claves para darle rienda a las propuestas del Ejecutivo, fogoneado por Cristina Kirchner, de empujar la agenda parlamentaria judicial. Entre la lista de propuestas sobresalen dos iniciativas hijas del kirchnerismo: la reforma de la Justicia Federal y la de la Ley del Ministerio Público Fiscal.

Movimiento en la agenda

La primera se trató con éxito en el Senado -donde el oficialismo tiene mayoría- en agosto del año pasado, sin embargo el escenario es más complejo en Diputados donde el bloque que conduce Máximo Kirchner no goza de mayoría propia. Ante esto, el proyecto quedó cajoneado hasta tanto no se consigan los cerca de ocho votos que restan, por lo que Soria buscará mover piezas y revertir la acinesia que llevó a Losardo a dejar el cargo.

Este proyecto impulsa la creación de un nuevo fuero penal federal y más juzgados, fiscalías y cámaras de apelaciones en siete provincias que allanarían el camino para que el Frente de Todos gane peso en definiciones de causas de corrupción. Desde el oficialismo insisten en que se trata de lawfare o «persecución política» de la Justicia, medios de comunicación masivos y grupos opositores.

Cocina Diabetes

Lo mismo ocurre con el proyecto para modificar la Ley del Ministerio Público Fiscal, que en resumidas cuentas se propone cambiar las mayorías necesarias para elegir al titular de la Procuración General, además de acortar el mandato. Desde Casa Rosada pretenden nombrar cuanto antes a Daniel Rafecas, pero la oposición resiste bajo el argumento de que busca consagrar la impunidad de los principales referentes del Ejecutivo. La iniciativa ya tiene media sanción pero también le faltan votos, probablemente los mismos que frenan la otra propuesta y son de legisladores provinciales de bloques federales.

Endurecimiento del discurso

«Tenemos que comenzar con la transformación del sistema judicial», fueron algunas de las primeras palabras de Soria luego de que Fernández le de la «responsabilidad» de conducir la cartera. «Hay personajes del poder judicial que se pasaron de la raya y se olvidaron de su rol central», apuntó el flamante ministro que, en reiteradas ocasiones, negó que las iniciativas de cambios sean un «avance» contra el poder independiente.

«Es absurdo y loco», señaló y pateó la pelota a los sectores opositores -especialmente Juntos por el Cambio- a quienes acuso de «apretar jueces» durante su gestión entre 2015 y 2019. Martín Soria junto al legislador todista Rodolfo Tailhade fueron los representantes con mayor actividad en materia judicial en la Cámara de Diputados desde que asumieron la banca hace poco más de un año. Su tarea principal fue desentramar los vínculos del macrismo con jueces y fiscales.

En tanto, en la otra pata del Congreso tiene como aliado al senador Oscar Parrilli, un peón de Cristina Kirchner. El abogado neuquino es uno de los principales defensores de cambiar el sistema y monitorear los pasos del Poder Judicial. Por eso, desde que Alberto Fernández propuso la creación de una comisión bicameral para seguirle los pasos la Justicia, el legislador sureño fue quien tomó el timón para rosquear.

Desde Casa Rosada buscan que todos estos factores confluyan y lleguen a buen puerto para darle un tilde verde a la lista de objetivos que se plantearon, en gran parte, desde el riñón de la Vicepresidenta. Hoy, con la jura de Soria, comenzará el primer capitulo de una larga e intensa historia.





Fuente

Apuesta Exitosa