La popularidad de Jennifer Lawrence medró como la espuma después de interpretar a Katniss Everdeen en “Los Juegos del Apetito” y si bien anteriormente se esmeró, como tantas otras celebridades, por venir a donde está, las audiciones no son tan recurrentes para ella en este momento. La actriz recibe cientos y cientos de promociones, pero solo hay unos cuantos cosas que le importan antes de subirse a un emprendimiento.

Anteriormente Jennifer Lawrence charló con los medios especialistas para descubrir que sus 2 no discutibles para sumarse a una película son un enorme guion y un enorme directivo. “Siempre y en todo momento se intentó del guion y el directivo, para mí. Hay directivos con los que deseo trabajar y que admiro. Puedes querer un guion, pero si no posee un óptimo directivo, no va a ser eso”, ha dicho.

Una rápida revisión a su trayectoria va a bastar para corroborar que lo que afirma es verdad, ya que Jennifer Lawrence tuvo la posibilidad de trabajar con un puñado de directivos talentosos y respetados. Según ha dicho, le chifla trabajar con distintas personas y hundirse en sus procesos creativos únicos.

«Me agrada amoldarme a la manera de trabajar de un directivo. Me chifla realizar eso. Cada directivo es muy distinta y debes ajustarte a esta novedosa forma de realizar las cosas. Eso es lo que me llama la atención. De ahí que amo a los directivos. No deseo que un directivo deba trabajar a mi alrededor. Pienso que es mucho más entretenido para mí ingresar en lo propio”, sumó la actriz de 30 años.

Cocina Diabetes

Si bien Jennifer Lawrence es especialista en amoldarse al estilo de trabajo concreto de un directivo en el momento en que está grabando películas, acepta que tiene prioridad por la manera en que trabaja. Según la estrella ganadora del Oscar se destaca en un nivel técnico en el momento en que actúa. En el momento en que la dirigen, elige que los directivos sencillamente le comenten lo que desean en vez de ofrecerle notas mucho más abstractas.





Fuente

Apuesta Exitosa