Las afirmaciones de Fernanda Vallejos en las que confirmaba que Argentina tiene “la maldición de exportar comestibles” porque los costes de todo el mundo desacoplan los costes locales produjeron muchas críticas en líderes de Juntos por el Cambio. Una de vino de Cristian Ritondo, diputado nacional, y los dos tuvieron un trueque en Twitter.

Ritondo citó las afirmaciones de la miembro del congreso de los diputados del Frente de Todos y aseveró: “Para la miembro del congreso de los diputados Vallejos, tener entre los complejos agroindustriales más destacables de todo el mundo es una maldición. ¿De este modo vamos a reconstruir la Argentina? Poner dificultades al área que más percibes nos crea solo nos puede traer pobreza”. Más allá de que parecía una crítica más de las tantas que le hicieron, Vallejos decidió responderle.

“Hola, Cristian. Tener un complejo agroindustrial competitivo como el argentino está muy bueno. Mas que tu canasta exportadora esté dominada por recursos salario (comestibles) es una maldición para el pueblo en el momento en que debe abonar los comestibles a costo en todo el mundo. De ahí que, estoy persuadida que hay que desacoplar costes de todo el mundo de los comestibles, de los familiares. En relación a la pobreza, probaron entender de qué manera subirla, poniéndole ‘dificultades’ al salario de los que crean riqueza”, respondió Vallejos.

El dirigente de Juntos por el Cambio no se quedó atrás y volvió a referirse a las expresiones de la miembro del congreso de los diputados: “Lo destacado que le puede pasar a la Argentina es cada vez exportar más artículos de valor y comestibles, primordialmente porque son los que desarrollan inversiones, entrada de percibes y empleo en todos y cada uno de los rubros de la agroindustria”.

“Los países más indispensables procuran exportar comestibles porque la demanda global va a medrar 40% en los próximos 10 años. Poseemos gigantes opciones de formar parte de ese desarrollo. 22 de las 24 provincias tienen actividad agroindustrial y desarrollan producción de comestibles en los diferentes escenarios. Una maldición es continuar sin comprender esto”, completó Ritondo.

Por último, Vallejos concluyó el cruce con una secuencia de tweets: “En algo nos encontramos en concordancia. Las exportaciones son vitales, porque son fuente auténtica de percibes imprescindibles para sostener el desarrollo. De allí la restricción externa, gracias a su escasez. Requerimos exportar más, más que nada valor añadido, trabajo argentino”.

“El inconveniente de Argentina es que exportamos lo que ingerimos. De ahí que, en el momento en que incrementa el valor de nuestras exportaciones se tensiona el mercado de adentro, el valor de los comestibles. Luego: hay que desacoplar costes. Primero por justicia popular, porque el pueblo debe comer, y segundo porque si no acotás la inflación importada entras en una carrera costes-sueldos, donde pierden los laburantes/clientes, se desgasta el mercado de adentro y no hay desarrollo”, agregó.

Cocina Diabetes





Fuente

Apuesta Exitosa