De cara a las negociaciones que el Gobierno nacional desea comenzar para poder un convenio de costes y sueldos entre los hombres de negocios y el sindicalismo, los máximos representantes de la Confederación General del Trabajo (CGT) miran con preocupación la evolución de los indicadores socioeconómicos que podrían complicar la estabilidad de poderes en el cosmos gremial.

Cabe acordarse que la CGT elevó esta semana al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, un pedido para cerrar una asamblea donde el funcionario brinde datos sobre el nuevo acuerdo de costes y sueldos que ofrece el Ejecutivo, al unísono que sugirió que la administración del Frente de Todos profundice un rastreo más enérgico a los que considera como ‘formadores de costos’.

Cocina Diabetes
Temas



Apuesta Exitosa