Las exportaciones agroindustriales registraron un ingreso de 2.773,5 millones de dólares durante marzo último en la Argentina, lo cual se traduce en una cifra récord. El número, según un informe elaborado por la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) obedece a los altos valores de los commodities en el mercado mundial y al incremento de la demanda internacional. Ya a mediados de febrero pasado, el Indec, tal como informó El Intransigente, anunció que «en enero de 2021, las exportaciones crecieron 7,3% interanual y las importaciones 8,75» y añadió que ambos números provocaron un superávit de 1.068 millones de dólares.

Esos rubros, según detalló NA, abarcan el 40% de las exportaciones de nuestro país. En ese sentido, en el primer trimestre, la entrada de divisas acumulada proveniente de la agroexportación llegó a los US$ 6.724 millones. En cuanto a la cifra contabilizada en marzo de este año fue considerada récord absoluto en comparación a las estadísticas no solo de los últimos 18 años sino también de toda la historia de la exportación agroindustrial en Argentina, lo cual se traduce en un alza del 53,22% en relación a febrero último.

Cocina Diabetes

Ambas entidades calificaron como «gravitante el aumento sostenido de la demanda de alimentos en todo el mundo por el ingreso en la nueva normalidad» y a su vez, lo vincularon con la búsqueda de todos los países respecto a poder reestructurar las existencias internas, hasta las de reserva. En ese contexto, resaltaron la fluctuación en los precios de las mercancías de tipo industrial elaborados a base de soja como la harina y el aceite, los dos productos, que según indicaron, son los más exportados por nuestro país.

Las organizaciones explicaron que la liquidación de divisas está íntimamente relacionada con la adquisición de granos que después serán exportados en su mismo estado o de manera procesada, tras atravesar diversos cambios industriales. El porcentaje mayor de la entrada de divisas de este rubro se lleva a cabo con una importante anticipación a la exportación, la cual es de apróximadamente un mes si se trata de la exportación de granos y puede extenderse hasta los 90 días si se vincula con la exportación de aceites y harinas proteicas.

Esa antelación se encuentra sujeta también a la etapa en la que se halle la campaña y del tipo grano que sea, razón por la que no se producen demoras en la liquidación de divisas. A su vez, está influida de una manera más que significativa por el ciclo comercial de los granos, que depende de distintos factores exógeno, los cuales varian con frecuencia. Como ejemplos, pueden mencionarse: los cambios internacionales de precios, la retracción de la oferta, diferente volumen y valor proteico de las cosechas, factores climáticos, feriados, medidas de fuerza de los sindicatos y cambios de regulación, entre otros.



Fuente

Apuesta Exitosa