La influyente hermana del líder de Corea del Norte Kim Jong Un arremetió este martes contra el gobierno de Joe Biden y contra Corea del Sur, con ocasión de la visita de los recientes secretarios de Estado y Defensa estadounidenses a Tokyo y Seúl. USA y Corea del Sur empezaron ejercicios militares conjuntos la semana anterior y el períodico oficial norcoreano Rodong Sinmun, mencionado por la agencia de prensa surcoreana Yonhap, publica una declaración de Kim Jong con un «consejo a la novedosa administración estadounidense que está peleando por dar a conocer el fragancia a pólvora en nuestra tierra desde el otro lado del océano».

«Si desean reposar bien en los próximos 4 años, sería mejor que no hagan nada que les realice perder el sueño», afirma Kim, según el Rodong Sinmun. Es la primera referencia explícita de las autoridades norcoreanas a la novedosa administración en Washington, mucho más de 4 meses tras la decisión de Joe Biden para sustituir a Donald Trump.

Estas observaciones se generan con ocasión de la visita del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y el de Defensa, Lloyd Austin, a Tokyo, primera etapa de su primer viaje al extranjero, que quiere remarcar los nudos entre USA con sus asociados asiáticos en frente de China. El enfoque excepcional que dio Trump a la política exterior le llevó a canjear insultos y amenazas de guerra con Kim Jong Un antes de comenzar un increíble acercamiento, marcado por encuentros tan históricos como simbólicos.

Cocina Diabetes

Pero en el final, la relación no se tradujo en adelantos hacia la desnuclearización del Norte, que es objeto de múltiples sanciones de todo el mundo por su programa armamentista. Las negociaciones están en punto fallecido desde el fracaso del segundo acercamiento entre Kim Jong Un y Trump a fines de febrero de 2019 en Hanói. Entre las causas de este estancamiento es la sepa en concordancia sobre las concesiones que Corea del Norte debería realizar en lugar de la retirada de las sanciones de todo el mundo, notificó AFP.

El desarrollo negociador fue impulsado por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, pero la relación entre Seúl y Pyongyang se ha deteriorado desde el fracaso de la cima de Hanói. Unos 28.500 soldados estadounidenses están asentados en Corea del Sur para resguardar al país de un eventual ataque de Corea del Norte. Seúl y Washington, unidos por un tratado militar, comenzaron un simulacro de ejercicios militares conjuntos por pc.

Corea del Norte condena estos simulacros que considera como una preparación para la invasión. «El gobierno surcoreano otra vez eligió la ‘Marcha de guerra’», la «Marcha de crisis»», afirmó Kim Jong en su declaración. Los equipos del mandatario de EEUU, Joe Biden, han intentado ya hace semanas contactar con Corea del Norte. Sin éxito.





Fuente

Apuesta Exitosa