Hablamos de una esencial figura de la civilización mendocina, en lo que atañe al dibujo, la pintura y la arquitectura. Ramiro Quesada era miembro de una conocida familia vinculada desde hace tiempo con el arte, y dirigida por el excelente Luis Quesada.

Ramiro Quesada.

En verdad, gaceta Ophelia, una publicación que tiene palabra autorizada en la materia, publicó hace ya tiempo de qué manera nació la relación de este señalado mendocino con lo plástico: “El interés por el arte en mi nace, como en varios, de una forma poco pensada, desde chaval y en el contexto familiar. Mi padre, el multifacético artista Luis Quesada, ha influido y destinado mi accionar diario. Decidí profesionalizarme en esto prácticamente sin decidirlo ciertos años antes de ingresar a la capacitad de Arquitectura y Urbanismo”.



Apuesta Exitosa