Personal del Senasa y del Ministerio de Ecología de la provincia, reafirmaron la existencia de este ejemplar en la ciudad más importante.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) comprobó la existencia de caracoles colosales africanos (Lissachatina fulica) en el vecindario Santa Rita, sobre la calle Oberá.

El plantel de los dos organismos asistió al sitio de la demanda y confirmó la existencia de este molusco. Se efectuó la atrapa de 2 caracoles y su eliminación. La dueña del hogar notificó que había encontrado más ejemplares, que asimismo eliminados.

La próxima semana se intensificaran los trabajos de chequeo en la región.

Caracol Enorme Africano: ¿De qué manera lo reconocemos?
-Es un caracol con un caparazón o bien conchilla grande, de hasta 20 cm de film y 10 cm de ancho.

-Color: castaño o bien cobrizo generalmente y bandas longitudinales “en todo el caparazón” castaños visibles y oscuras irregulares.

-Forma: CONICA, con un truncamiento o bien corte en la base de la columna. El borde de la apertura del caparazón es “filoso”, o sea que si lo sentimos con los dedos es posible poder distinguir este borde tajante.

¿De qué forma seguir frente la existencia de Caracol Africano?
Entre los métodos de control más correctos, el Senasa sugiere la recolección manual con guantes, ponerlos en un envase como por servirnos de un ejemplo un tacho o bien lata de pintura, o bien frasco, volcarles sal y taparlos. Después de 2 días, sepultarlos, sin el envase.

Cocina Diabetes

Sugerencias
•No tocar caracoles.
•Eludir el contacto con la baba del caracol (Lissachatina fulica), singularmente con ojos, nariz y boca.
•Lavar con agua bebible las verduras.
•Si toco el caracol, lavar en el instante las manos.
Asimismo llevarlo a cabo después de tocar las superficies que logren estar en contacto con la baba de caracol.
•No comer caracoles.
•No usarlos como carnada, mascota o bien adorno.
•No emplear venenos contra el caracol, puesto que tienen la posibilidad de perjudicar a pequeños, mascotas o bien fauna nativa.
•Suprima del jardín restos de madera, materiales de construcción, tejas o bien algún elemento que logre ser empleado como cobijo por el caracol.
•De ser preciso, tomar los caracoles con guantes impermeables, ponerlos en una bolsa, aplastarlos y sepultarlos. Los guantes asimismo han de ser sepultados o bien quemados.
•No dejar que los pequeños concurran de la atrapa de los caracoles.

Es primordial
No mover caracoles hacia otras zonas.

Tener precaución al mover plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o bien sus huevos podrían alojarse.

Si descubre la existencia de esta plaga en su región, por favor, comuníquese a la Línea gratis del Senasa 0800-999-2386.



Fuente

Apuesta Exitosa