El 2020 que se marcha aún nos tiene convulsionados. Por las ocasiones poco comúnes que produjo la pandemia; una crisis sanitaria sin igual y sus secuelas en la economía, la vida popular y las familias. Para examinarlo intensamenta va a haber que tomar distancia, mas hasta entonces los retos siguen: va a haber que continuar conviviendo con el virus, mientras que se busca producir inmunidad colectiva. De forma simultanea las adversidades se aguzan y está visto que las resoluciones no tienen la posibilidad de ser exactamente las mismas que al inicio de la crisis, en el mes de marzo del actual año. 

Como sea el año que se marcha dejó dolores, aprendizajes y esperanzas para lo que logre venir. 



Apuesta Exitosa