El hijo de Mónica Gonzaga, Adriano Sessa, quedó involucrado en un escándalo en Uruguay al ser señalado como organizador de una multitudinaria fiesta clandestina en Punta del Este. Tras la indignación de la gente en el país vecino y la repercusión del hecho, las autoridades uruguayas tomaron la drástica de quitarle la residencia al joven de 22 años y expulsarlo del país.

La decisión de las autoridades uruguayas se produjo luego de que confirmaran que Sessa organizó una fiesta clandestina para 500 personas en Sauce de Portezuelo, Punta del Este.





Fuente

Apuesta Exitosa