Carlos Varela, el letrado de los de entre los 2 acusados de haber atacado a botellazos a Matías Montín (20) en Mar del Plata charló sobre lo que le espera a los jóvenes rosarinos, Gabriel Alejandro Galvano (23) y Guillermo Bracamonte (21), hijo del jefe de la barra de Rosario Central Andrés «Pillín» Bracamonte. Varela minimizó el ataque y recalcó que los dos van a estar «en independencia» en las próximas horas notificó el medio El Marplatense.

«El juez que participa difirió la independencia de Bracamonte y de Galvano. Ahora mismo están con el pedido de independencia en trámite para intentar prestar contracautela el pedido y el cumplimiento de las obligaciones que se logren imponer, como por servirnos de un ejemplo la obligación de no dejar la localidad de Mar del Plata, dar los pasaportes y probablemente la fijación de una fianza para garantizar la comparecencia en el momento en que sean llamados por la Justicia», explicó el letrado de Bracamonte.

El letrado defensor recalcó que «la causa está bastante aclarada en lo que son las responsabilidades de todos los competidores y por suerte el chaval que se encontraba lastimado evoluciona favorablemente». Con respecto al hecho, Varela recalcó que hubo «un cuestión en el baño. Los tres, Belloso, Galvano y Bracamonte, van a sentarse a una mesa, son reprendidos por un conjunto de jóvenes y se arma una trifulca».

Cocina Diabetes

Además de esto, el letrado aseguró que el botellazo que dejó en terapia intensiva a Montín fue dado por Galvano y recalcó que «se amedrentó y se deseó proteger. Las afirmaciones de los otros 2 pibes y de los amigos de Matías son coincidentes en ese sentido». También, aseguró que los acusados no desearon huír sino ahora tenían planificado regresar a sus viviendas para esa fecha.

«Belloso se baja en Buenos Aires y (Bracamonte y Galvano) prosiguieron por la autopista y Ingreso Norte y son detenidos en Campana», relató el letrado de Bracamonte que minimizó el hecho remarcando que «son hechos que suceden en la activa de lo que es la noche». Por otro lado, la causa la inspecciona Andrea Gómez, titular de la Unidad Servible de Instrucción 4, quien dispuso una sucesión de medidas de prueba, como asimismo recibió las imágenes de las cámaras de vigilancia de la municipalidad.

Por otro lado, el padre de Montín explicó que su hija «está bastante superior respecto de como se encontraba en el momento en que ingresó» al hospital, si bien aclaró que «siempre hay peligros, y de ahí que va continuar internado y todavía es controlado». Además de esto, el hombre recalcó que el joven fue derivado a una habitación común tras mantenerse más de 48 horas en terapia media y que «mientras pasan las horas y no medra el hematoma en la cabeza, hay más chances de evadir una cirugía».



Fuente

Apuesta Exitosa