La inminente declaración de Máximo Kirchner como titular del PJ de la provincia de Buenos Aires va a ser el puntapié inicial de la ascendiente carrera electoral con la que sueña el hijo pródigo de Cristina Fernández: lograr la Presidencia en 2023. Para esto, el líder de La Cámpora se desplaza raudamente entre los esquemas incondicionales del peronismo bonaerense con el apoyo de un nuevo aliado incondicional.

La periodista Laura Di Marco explicó en el software +Voces, del canal LN+, que la estrategia de Máximo Kirchner para ungirse como máxima autoridad del PJ bonaerense consistió en una presión silenciosa contra los directivos recientes a fin de que renuncien en forma adelantada, lo que contó con determinada asistencia del presidente Alberto Fernández, si bien esta maniobra contó con la inopinada obstrucción del vicepresidente partidario y también gobernador de Esteban Echeverría, Fernando Gray, que impuso una demanda judicial.



Apuesta Exitosa