La FDA de USA (Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense; FDA por sus iniciales en inglés) y el Departamento Estadounidense de Agricultura (USDA) aseguraron que, tras investigar la evidencia a nivel científico libre, el coronavirus no se transmite a la gente mediante los alimentos ni de los envases alimentarios. “Nuestra seguridad en la seguridad del suministro de alimentos sigue estable”, mantuvo un prominente funcionario estadounidense.

Hablamos de Kevin Shea, secretario interino de USDA, quien además de esto afirmó que “los usuarios han de estar seguros, tras la información científica de hoy y basado en un abrumador consenso científico en todo el mundo, de que es muy improbable que los alimentos que se consumen y los envases de exactamente los mismos propaguen el coronavirus”.

Shea, al lado de la comisionada interina de la FDA, Janet Woodcock, recalcó que en contraste a los virus gastrointestinales transmitidos por los alimentos, como el norovirus y la hepatitis, el Covid-19 es una patología respiratoria que se contagia de persona a persona. “Ya que la proporción de partículas de virus que, teóricamente, podrían ser agarradas al tocar una área es pequeñísima y la cantidad que se requiere para la infección por inhalación oral sería altísima, las opciones de infección al tocar la área de los envases o comer alimentos son increíblemente bajas”.

Cocina Diabetes

Además de esto, teniendo en cuenta los millones de casos de Covid-19 que se han producido en el mundo entero, los organismos estadounidenses comunican que no se vió prueba epidemiológica de que los alimentos o los envases de exactamente los mismos sean una fuente de transmisión del coronavirus. Es mucho más, remarcan en exactamente el mismo sentido que no se ha notificado ningún caso de contagio por esta causa, según publicó la agencia NA.

Más allá de que hay parcialmente pocos reportes de detección del virus en alimentos y envases, la mayor parte de los estudios se centran primordialmente en la detección de la huella genética del virus, en vez de en la prueba de la transmisión del virus a la gente. En el mes de septiembre pasado, la gaceta científica The Lancet había advertido que los desenlaces de los primeros estudios cerca de la durabilidad del coronavirus en las superficies fueron algo exagerados.

Es que se estima que los causantes de los ensayos usaron mucha cantidad de virus. Se determinó que en un ámbito real, como por poner un ejemplo un autoservicio o un lugar de comidas, las posibilidades de contagio son bajísimas, puesto que un considerable número de personas deberían estar tosiendo en un mismo sitio concreto para reproducir las proporciones analizadas en los estudios anteriores.



Fuente

Apuesta Exitosa