El Gobierno argentino y el FMI semejan tener la resolución política de cerrar antes de mediados de año un convenio para refinanciar la multimillonaria deuda contraída por la administración de Mauricio Macri, mayor a los u$s 44.000 millones. Mas la relación entre la jefe del organismo, la búlgara Kristalina Georgieva, con el presidente Alberto Fernández y el ministro Martín Guzmán es más complicada. El punto de distingue es la reducción de déficit fiscal.

Ejecutivos del Fondo alardean la economía podría entrar en un tembladeral a pocos meses de las legislativas de medio término. El Fondo Capital quiere eludir el fracaso, pues significaría otro golpe a la probabilidad. En la medida en que la Argentina busca evitar un nuevo colapso. Esa recíproca necesidad abre una expectativa conveniente entre los agentes económicos sobre las chances de lograr al final un convenio.

Cocina Diabetes

Mas conseguirlo va a depender más que nada de que la Argentina logre probar, con números finos, que en esta ocasión sí va a ser con la capacidad de cumplir los compromisos de pagos que acepte. Según ha podido entender la agencia NA, la estrategia de Economía es seducir a los tecnócratas del organismo de que el país afianzará la sustentabilidad del frente fiscal hacia 2023, con lo que solicitará postergar vencimientos de 2021 y 2022.

De esa forma, la administración del Frente de Todos podría recorrer todo el orden de Alberto Fernández segura de tener las percibes primordiales para eludir un nuevo desmadre en el frente cambiario -a costa de un cepo con colosal poder de daño-, y abocarse a pleno a la reconstrucción del electrónico productivo pospandemia y el desarrollo económico.

Guzmán cree que, bajo esas condiciones, la caída solamente sobre el 10% que va a tener este año el Producto Bárbaro -menor a la proyectada meses atrás- se va a poder recobrar en un par de años, y al gobierno le va a quedar el 2023 -año de selecciones de presidentes- para enseñar un saldo neto de desarrollo. Para ese año, las proyecciones del Palacio de Hacienda estiman que la inflación se situaría bajo el 20% anual, si bien la reducción del valor de vida pertence a las misiones sobre las que el mercado tiene más desconfianza.





Fuente

Apuesta Exitosa