El reconocido actor y comediante Miguel Ángel Rodríguez se ganó la convidación al célebre programa de Jey Mammón en América televisión, “Los Mammones”. En él, los conocidos se animan a charlar de sus misterios mejor almacenados y se destapan las historias mucho más desopilantes actualmente. ¿Qué va a haber dejado al descubierto el intérprete? No obstante, el invitado se realizó con el control del período y se vivió un eufórico instante que absolutamente nadie podía opinar.

Tras una triunfal entrada, empezó la entrevista íntima, de la mano del presentador. “¿Es cierto que en el momento en que tú eras niño deseabas ser ladrón?”, fue la primera cuestión que propuso Mammón en el estudio. “Evidente, sí, sí, pues mi hermano deseaba ser policía”, fue la contestación del invitado de la noche. En la mitad de la nota, Miguel Ángel dedicó una canción en directo al animador, en tanto que él le preparó una para su presentación.

Cocina Diabetes

En el momento en que Jey mencionó que después mostrarían a la mujer de Rodríguez, este empezó a cantar: “Y la exponemos, y la exponemos, la exponemos. Es Jey MaMao, es Jey MaMao, es Jey, el Mammoncito (sic)”. “¿Vos me andas bardeando por el piano?”, lanzó el conductor. “No seas pelo**, ¿yo? Me retiro a la mi**”, manifestó Miguel Ángel Rodríguez, realizando el amago de irse. Tras reventar en risas, siguieron la entrevista.

“Sos entre las caras mucho más populares de la Argentina. Contame, si se puede, resumidamente ¿de qué manera llegás? Tocaste el cielo con las manos en un instante. ¿De qué manera comienza todo?”, deseó entender Jey Mammón. En ese instante, el entrevistado recordó un tierno instante que vivieron juntos en el momento en que el humorista era pequeño y Rodríguez lo asistió. El actor empezó a alabarse y por último logró a animar al estudio a fin de que se levantara, aplaudieran y festejaran el enorme triunfo de hoy del conductor en la televisión.

“No deseo charlar de mí, deseo charlar de él”, propuso el presentador. No obstante, el comediante insistió: “Pero no seas bol**, charlemos de vos que tenés un éxito en las manos, amasá este éxito, disfrutalo, bolu**, disfrutalo, te lo merecés. Por el hecho de que absolutamente nadie te obsequió nada, Jey”. Sin comprender de qué forma, Jey Mammón vivió entre los instantes mucho más contentos del período, donde todos le chillaron al tiempo: “Hijo de pu**”.





Fuente

Apuesta Exitosa