Este martes, el Fondo Capital En todo el mundo (FMI) presentó sus primordiales previsiones económicas del para 2021 y 2022, publicadas el martes en su informe semestral «Perspectivas de la economía mundial». La entidad con origen en Washington mejoró las perspectivas para América latina, previendo un desarrollo de 4,6% este año, un número bajo el promedio global de 6%, pero advirtió que las perspectivas en un largo plazo «prosiguen en dependencia del rumbo que tome la pandemia».

Mientras en la previsión del FMI del desarrollo del PIB en la Eurozona en el año 2021 va a ser de un 4,4%, y apuntó que el bloque podría favorecerse del plan estadounidense de estímulo pospandemia. Según el FMI, Alemania va a deber cerrar este año con desarrollo de 3,6% (0,1partido popular mucho más que en el mes de enero), Francia avanzaría 5,8% (+0,3partido popular), Italia registraría un 4,2% (+1,2partido popular) y España tendría un PIB en desarrollo de 6,4% (+0,5partido popular).

El plan de restauración lanzado por el presidente Joe Biden, de prácticamente 2 billones de dólares americanos, va a deber alentar la economía estadounidense en 2021 y 2022 «con esenciales provecho para los primordiales asociados comerciales de USA», apuntó el FMI. Para el FMI, la economía estadounidense alcanzaría este año los escenarios de objetivos de 2019.

No obstante, «en la Unión Europea y en el Reino Unido la actividad va a deber sostenerse inferior a los escenarios de 2019 hasta ahora llegado el año 2022», apuntó el FMI. Esta disparidad en la agilidad de la restauración está relacionada a la celeridad en la contestación a la pandemia, apuntó la entidad, notificó AFP.

América latina

El FMI pronosticó este martes que la economía de Brasil medrará un 3,7% en 2021, tras una fuerte contracción el año pasado, pero exactamente la misma para el resto de América latina, advierte que las perspectivas en un largo plazo dependen de la evolución de la pandemia.  El Fondo explicó que en la segunda mitad de 2020, Brasil -exactamente la misma otros enormes exportadores de la zona como Argentina y Perú– se favorecieron del repunte del campo manufacturero.

Cocina Diabetes

En el informe, el FMI apuntó que tras la fuerte contracción que registró América latina de un 7% el año pasado, para 2021 «se estima una restauración suave y a diferentes velocidades». Para México, el Fondo mejoró sus previsiones para este año y el próximo, proyectando un desarrollo de 5% y 3%, respectivamente. 

En la situacion de Argentina, tras una recesión que empezó en 2018, este año el PIB local medrará 5,8%, según el Fondo, que mejoró en mucho más de un punto porcentual su pronóstico de enero. Esta previsión es de escencial relevancia para el país, enfrascado en un retardado diálogo con el FMI para renegociar los términos de un enorme acuerdo por 44.000 millones de dólares americanos.

La entidad asimismo mejoró 0,4 puntos porcentuales sus perspectivas para Chile y predice un desarrollo de 6,2% este año, tras la contracción sufrida en 2020. Otras economías del eje andino asimismo registrarán números sólidos tras el profundo bache de 2020, como Perú y Colombia, con pronósticos de desarrollo de 8,5% y 5,1%, respectivamente para este año. 

Para el grupo de la zona, el Fondo espera un desarrollo mucho más sencillo en 2022, de 3,1%. El FMI resaltó que la correlación entre el rumbo de la pandemia y el tono de la economía tendrá ciertas salvedades en América latina y citó a Chile, Costa Rica y México.

Alza de costos de los alimentos

El incremento de los costes de los alimentos y las materias primas, conjuntado con la pérdida de capital por la pandemia, va a hacer que mucho más personas en el mundo entero mueran de apetito, advirtió el martes el FMI en otro pasaje de su estudio semestral. «Sin medidas de intervención, la caída de los capital en 2020 y el incremento de los costes de los alimentos van a llevar a que 62 miles de individuos sufran apetito en el planeta, esto es 4 millones mucho más», señaló.

La institución multilateral apunta particularmente que el índice de costos de las materias primas aumentó un 29% entre agosto de 2020 y febrero de 2021. Esta subida de costos, impulsada por la de los hidrocarburos, prosiguió al aviso de la producción de vacunas eficientes contra la pandemia en el mes de noviembre. Continuó en el mes de enero pese a las novedosas medidas para limitar la actividad en el mundo entero, lo que desgastó la demanda de crudo.

Los costos del petróleo subieron un 39% entre agosto y febrero, pero, si bien un barril de petróleo promediará los 58,5 dólares estadounidenses en 2021, debería caer a 50,7 dólares americanos en 2025, ha dicho el FMI. Los mayores costes se tienen que «eminentemente a una tensión temporal entre la oferta y la demanda del año vigente», apuntó.



Fuente

Apuesta Exitosa