El uso de contraseñas compartidas, conocido como “password sharing”, le ha provocado a Netflix la pérdida de seis mil millones de dólares anuales. Prestar la contraseña a un amigo o familiar es una práctica muy habitual en el mundo, y el gigante del streaming apuesta a recuperar ese gran volumen perdido con algunas medidas.

Hace pocos días, Netflix comenzó a probar con un selecto grupo de usuarios de algunos países con un mensaje en el que piden que se les confirme que viven con el propietario de la cuenta. Los espectadores pueden retrasar la verificación y seguir usando Netflix. Pero el mensaje puede reaparecer cuando inicien sesión nuevamente, y se les podría solicitar que ingresen con una cuenta nueva para continuar con la transmisión. 

Temas





Fuente

Apuesta Exitosa