Hasta la actualidad, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner parecía sortear con determinado margen para maniobrar las esquirlas del escándalo de las vacunas VIP, el que golpeó con insólita fuerza al presidente Alberto Fernández y provocó tanto la expulsión del ministro de Salud, Ginés González García, como el desprestigio de un extenso ámbito del oficialismo. No obstante, la líder del Frente de Todos podría quedar implicada gracias a una polémica que tiene como ámbito el hospital donde se inoculó contra el coronavirus a fines de enero pasado.

El periodista Francisco Olivera contó en el software Odisea Argentina, del canal LN+, que en la Unidad de Rápida Atención 2 (UPA 2) del partido bonaerense de Avellaneda, ligado del Hospital Juan Domingo Perón, un conjunto de trabajadores de la salud quedó afuera del cronograma de vacunación.



Apuesta Exitosa