El cierre de listas para la conducción nacional del Partido Justicialista causó una gran sorpresa con la inclusión casi a último momento del gobernador bonaerense Axel Kicillof como vicepresidente primero de esa entidad política, una imposición surgida de Cristina Fernández de Kirchner, que parece tener planes más ambiciosos para su discípulo favorito.

“La inclusión de Kicillof detrás de Alberto Fernández fue un mensaje de Cristina hacia todo el peronismo y la Casa Rosada, y además causó desconcierto en el peronismo tradicional”, explicó el periodista Beto Valdez en el programa Verano de Noticias, del canal LN+.

Temas



Apuesta Exitosa