USA regresó de manera oficial el viernes al Acuerdo de París sobre el tiempo y el gobierno del presidente Joe Biden prometió llevar a cabo de la guerra ambiental una prioridad máxima. Precisamente un mes tras asumir el gobierno, la primordial economía de todo el mundo y segundo mayor emisor de carbono regresó formalmente al acuerdo de 2015 que busca batallar el calentamiento climático.

El acuerdo tiene como propósito limitar el incremento de la temperatura global a 2 ºCelsius, sobre los escenarios preindustriales, y seguir el ahínco para bajarlo a 1,5 ºC. El reingreso de Washington quiere decir que el Acuerdo de París regresa a integrar virtualmente a todas y cada una de las naciones de todo el mundo después de que Donald Trump, antecesor de Biden y aliado de la industria de los comburentes fósiles, retirara a USA del pacto argumentado que era injusto con el país.

Trump anunció el retiro en 2017, que se concretó en el mes de noviembre de 2020. «El cambio climático y la diplomacia científica jamás van a poder ser de nuevo ‘agregados’ en nuestras discusiones de política exterior», ha dicho el secretario de Estado, Antony Blinken, en un aviso en el que saluda el regreso estadounidense al acuerdo.

Cocina Diabetes

«Emprender las amenazas reales del cambio climático y percibir a nuestros científicos está en el centro de nuestras preferencias de política nacional y exterior. Es escencial en nuestras discusiones sobre seguridad nacional, sacrificios de salud en todo el mundo para la migración y en nuestras negociaciones comerciales y de diplomacia económica», según notificó Reuters.

Tras elogiar el Acuerdo de París, negociado por el expresidente Barack Obama, Blinken expresó que la diplomacia climática va a ser vital. Biden tiene planeado una cima climática para el 22 de abril, en coincidencia con el Día de la Tierra. Y John Kerry, exsecretario de Estado y en este momento enviado climático estadounidense, solicitó al planeta que aumentara sus ambiciones en las diálogos sobre el tiempo de la ONU que tuvieron rincón en Glasgow en el mes de noviembre.

Biden se comprometió a que el campo energético estadounidense esté libre de polución para 2035 y que el país pase a ser una economía de emisiones cero para 2050. Pero los objetivos del Acuerdo de París son fundamentalmente no vinculantes, y cada país escribe sus medidas, un punto en el que insistieron Obama y Kerry, siendo conscientes de la oposición política en el hogar.





Fuente

Apuesta Exitosa