Más de 3.000 veteranos del Ejército y exguerrilleros de izquierda de El Salvador, inclusive en algún momento enfrentados, conmemoraron este sábado el 29 aniversario del fin de la guerra civil ocurrida entre 1980 y 1992. En la mitad del acto conmemorativo rechazaron las expresiones del presidente Nayib Bukele quien criticó a los pactos de paz y los llamó una “patraña”.

“Los pactos de paz son de , entonces debemos decirlo con independencia de quien esté rigiendo: no somos una patraña”, aseguró Jesús Antonio Quijano, gerente de los veteranos de la Fuerza Armada de El Salvador en una plaza de San Salvador. De conformidad con la AFP, Quijano estimó que los pactos de paz en el país son un modelo en todo el mundo “porque desde el instante en que las armas se callaron no volvieron a sonar”.

Bukele insistió este sábado con su crítica a la guerra civil y los pactos de paz, a los que tildó de “patraña”, repitiendo comentarios que logró en el mes de diciembre, en el transcurso de un acto en El Mozote, donde el ejército cometió la matanza de cerca de 1.000 civiles en 1981. “Destapar la patraña de los ‘pactos de paz’ no es denegar a las víctimas, a la inversa”, inció en Twitter.

Y agregó: “Los asesinados, lisiados, desmembrados, violados y expulsados de este país, por (derecha y también izquierda) antes y tras los ‘pactos’, solo prueban el punto”. En exactamente la misma línea, añadió que “desde este momento, el 16 de enero va a ser el ‘Día de las Víctimas del Enfrentamiento Armado’. Sus asesinos tienen que parar de ser glorificados”.

Cocina Diabetes

Más de 75.000 fallecidos

El 16 de enero de 1992 bajo la mediación de la ONU, el gobierno y la entonces guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), firmaron los pactos de paz que abrieron el sendero a la democracia. La guerra civil dejó más de 75.000 fallecidos, 7.000 desaparecidos y pérdidas millonarias a la economía.

Con los pactos de paz se readecuó el sistema judicial, se hicieron novedosas instituciones de derechos humanos y tres cuerpos de seguridad fueron declarados condenadas y sustituidos por una exclusiva policía civil. El ejército se sometió al poder político, 7.900 combatientes del FMLN se desarmaron y la organización conformó un partido que rigió el país entre 2009 y 2019.



Fuente

Apuesta Exitosa