La elaboración de unos vasitos de crema de chocolate y queso mascarpone siempre es un acierto. La combinación es ideal, pero conviene utilizar vasos pequeños porque la mezcla resulta un tanto golosa. Por eso se recomienda decorar con frutos rojos, porque el ácido de la fruta compensa el dulce de la receta. Esta receta necesita su tiempo de refrigerado, para que tome consistencia sedosa y suave, similar a un mousse.

Los vasitos de crema de chocolate y queso mascarpone son perfectos para disfrutar de un postre dulce y cremoso. Las porciones pequeñas aportan una cantidad mínima de calorías, asique no hay que preocuparse por la dieta. Sin duda se trata de un postre con el que disfrutar después de una buena comida.

Temas



Apuesta Exitosa