La víctima tenía 28 años (Facebook).

Un peluquera que trabajaba en su local de la ciudad tucumana de Hermosa Vista fue acribillada por su ex- suegro, quien ingresó al local la atacó a tiros y después se suicidó en el sitio. El asesino la culpaba de la desaparición de su hijo, ocurrida hace un tiempo en un incidente de tránsito.

El hecho ocurrió en el negocio situado en la calle Atilio Santillán 48 y el atacante, Roberto Rojas, aguardó a que una clienta abriese la puerta para entrar. Después, abrió fuego contra la víctima y entre los proyectiles impactó en la cabeza de Rocío Macarena Quesada (28).

La “joven de 28 años estaba en su peluquería en el momento en que cerca de las 20 llegó un hombre y le disparó múltiples ocasiones desde la vereda del local. Entonces, se disparó a sí mismo en la cabeza. fue trasladada al hospital y llegó sin vida, al tiempo que el hombre murió en el sitio”, precisó el comisario José Carlos Valdez en diálogo con El Tucumano.

Cocina Diabetes

Según las primeras indagaciones, Rojas responsabilizaba a la mujer por la desaparición de su hijo, ocurrida hace hace un tiempo al chocar su motocicleta contra un paredón en el momento en que conducía en visible estado de ebriedad.

La familia apuntó que el joven no podía ver a su hija por el hecho de que Quesada lo impedía, y con el pasar de los años cayó en depresión. Jamás le disculparon a la actitud que había asumido puesto que, a su comprender, fue lo que provocó la desaparición de su hijo.

“Es un hecho aberrante que judicialmente está resuelto, en razón de que se extingue la acción penal por la desaparición del creador del mismo”, explicó por su lado a Télam Carlos Berarducci, de la Unidad Fiscal de Asesinatos.



Fuente

Apuesta Exitosa