La automotriz Toyota no pudo operar ayer en su fábrica de Zárate por falta de personal y todo indica que esto ocurrió porque, debido a los descuentos por el impuesto a las Ganancias, a los empleados les convenía más tomarse el feriado que cobrar las horas extra.

Según publicó Clarín, la planta automotriz tiene 5.000 empleados de los cuales la mayoría pertenece a la “cuarta categoría”, quienes son los que más pagan el tributo. A tal punto que las ocho horas extra que habrían percibido ayer se las hubieran descontado de su recibo de sueldo a cuenta de la AFIP.

Temas



Apuesta Exitosa