Un par de años atrás, el periodista Juan Cruz Sanz, quien por entonces formaba una parte del plantel de «Cortá por Lozano«, fue víctima de una gravísima violación de su privacidad, un hecho que lo sostuvo marginado de los medios por bastante tiempo, y que cambió radicalmente su historia. Fue la fallecida modelo Natacha Jaitt quien compartió los vídeos íntimos del comunicador, al acusarlo de que formaba una parte de una red de prostitución infantil que funcionaba en el campo del fútbol.

El periodista estuvo invitado en el nuevo programa “Vino para vos”, que conduce Tomás Dente en KZO, donde charló por vez primera del hecho y contó lo bastante que lo afectó y lo que le costó volver como estaba. «Los que desearon dañarme lo hicieron, pero no me define. A ninguno de nos define lo que hacemos en nuestra vida privada”, aseveró. “ el día de hoy veo el martirio que padecen cientos y cientos de personas al día, en el momento en que les propagan cosas, los dan a conocer”.

“Pienso que la obscuridad más grande es en el momento en que te sentás en el borde de tu cama y no querés estar más, y en el momento en que lo pensás todos y cada uno de los días, y en el momento en que lo intentás, esa es la obscuridad máxima», confesó Sanz. «Y que la gente que mas precisabas que te diesen una mano desaparecieron», ha dicho. «En un instante no tuve para comer, así, hablo hace un año y medio atrás”, descubrió además de esto.

Cocina Diabetes

“Como no podía solicitarles más plata a mis viejos comía galletitas de agua con mahonesa. Me dolía el estómago del apetito por el hecho de que no tenía para comer. No tenía obra popular, nada», relató con crudeza el periodista. “Mi teléfono no sonaba más, los productores que te llamaban para todos y cada uno de los programas, que te afirmaban que eras Messi, te ignoraban te hacían el oso”, recordó.

«No le había hecho nada a nadie, proseguía siendo exactamente el mismo periodista al que le agradan los datos, solicitaba laburar, nada mas», ha dicho, si bien entonces evitó ofrecer nombres de quienes se negaron a asistirlo. “Y si algo aprendí de este tiempo es que hay que ser complacido y quiero charlar de la multitud que estuvo y no de los que no estuvieron”. Por último, contó que «había decidido dejar el periodismo. Se encontraba enojado con el ámbito. Me señalaban con el dedo. Estuvo pésimo, pero no debo evaluar. Lo que más me abrazó fue el cariño de la multitud».





Fuente

Apuesta Exitosa