Nequi Galotti es unas de las periodistas más conocidas de la Argentina, junto con Yanina Latorre y Ángel de Brito. Se posicionó aún más cuando se casó con el ahora difunto, Bartolomé Mitre, quien fue dueño de La Nación. Tras casi un año después del deceso, la periodista se animó a hablar del tremendo allanamiento que sufrió en la casa donde vivía con su cónyuge. “Yo estaba en la peluquería”, dijo la mediática. ¡Totalmente inesperado!

“A mí no me gusta hablar de estas cosas que son 100% privadas, pero como se hizo público lo voy a contar acá. En septiembre pasado, presenté junto a mi hijo (Santos, hijo en común con Mitre) el inventario de la sucesión de los bienes de Bartolomé porque en los medios empezó a decirse que en mi casa había bienes de muchísimo valor y eso me dio mucha inseguridad porque había cosas de valor, pero no lo que se decía por televisión”, comenzó a explicar Galotti en “Todas las Tardes”.

Y prosiguió: “Hice el inventario de todas las cosas, contraté un camión de mudanzas y llevé todo a un departamento que está en sucesión donde todos pudieron tener acceso a estos bienes que iban desde un cuadro valioso hasta los calzoncillos de Bartolomé”. Mandé todo detallado, eran más de 400 ítems. Fue un trabajo que me llevó más de una semana y lo hice con mucho amor y desprendimiento. Hoy quisieron ver si ese inventario estaba bien hecho».

Cocina Diabetes

También detalló cómo se enteró de dicho registro:  «Hicieron una inspección ocular mientras yo no estaba en mi casa, estaba mi hijo. Yo estaba en la peluquería haciéndome el color y me puse un poco nerviosa haciéndome las manos. Ahí me llamó Santos contándome que llamó a los abogados para que vayan a ver todo y fue muy casual que apenas entraron me llamaron de todos los programas a los 30 segundos. Alguien les avisó a todos los medios».

«Estuvieron unos 20 minutos y después se fueron. En mi casa no había nada. Solo la heladera y cosas de la cocina. Tengo cientos de llamados de amigos preocupados por mí y preguntándome si estoy bien. Yo soy muy simple, transparente e incapaz de tocarle un botón a alguien. Yo jamás dejé de trabajar, aportar ni ser independiente. Nunca le pedí nada a ninguno de mis maridos. A Bartolomé lo cuidé con amor y dedicación”, concluyó Nequi Galotti, mostrándose angustiada.





Fuente

Apuesta Exitosa