La fiscalía piensa que fueron numerosos asaltantes los que el 4 de enero concretaron un golpe comando en una distribuidora de cigarros localizada en la calle Zapiola al 200 de Guaymallén. Tras pegarle a uno de los responsables de la compañía Nobleza Picardo, los asaltantes se levantaron con 3.650.000 pesos y escaparon en tres coches que fueron abandonando por el sendero para distraer a la Policía. En este momento la situacion está en una instancia extraña: todavía no está completamente resuelto, si bien hubo adelantos. El último: la distribución, hace pocos días, de entre los cinco sospechosos.

Repasemos: los policías atraparon primero a Sebastián “el tanque” Verón, quien fue detenido por ciertas escuchas telefónicas pero recobró la independencia tras abonar una caución de 50.000 pesos.



Apuesta Exitosa