Wanda Nara decidió pasar la tarde con sus cinco hijos en la casa de una amiga de ella. Pero la jornada de relax terminó con la inesperada postal de la mediática limpiando las ventanas de la casa a la que fue de visita.

Lo que pasó fue que mientras Wanda y su amiga charlaban de la vida, los hijos de la empresaria Constantino (10), Benedicto (9) y Francesca (6), empezaron a dibujar sobre los vidrios de la casa de la anfitriona de la reunión. 

Temas





Fuente

Apuesta Exitosa