El economista nacido en Roma fue presidente del Banco Central Europeo entre 2011 y 2019 y lideró la recuperación del euro. Con un gran apoyo popular y político, ya anunció la creación de un nuevo ministerio y buscará invertir rápidamente más de 200 mil millones de euros para reactivar a Italia

Un país golpeado por la pandemia del coronavirus (Covid-19), con una crisis sanitaria y económica sin precedentes y un descontento social en aumento. Con todo esto y más deberá lidiar el economistaMario Draghi, quien aceptó oficialmente en la tarde de este viernes el cargo de primer ministro de Italia, tras haber conquistado el apoyo de casi todos los partidos políticos para formar un gobierno que saque al país de la emergencia económica y sanitaria.

El expresidente del  Banco Central Europeo(BCE) anunció la lista de los ministros, entre personalidades políticas y técnicos, al término de una reunión en el Palacio del Quirinal con el presidente de la República, Sergio Mattarella, reportó la agencia de noticias AFP.

Draghi aceptó el pasado 3 de febrero el encargo de formar un Gobierno, tras la dimisión del primer ministro, Giuseppe Conte, nueve días antes, pero lo hizo «con reserva» porque primero debía constatar que disponía de apoyos para gobernar.

Tras comprobar que le sostiene casi todo el Parlamento, hoy levantó esa reserva y anunció a sus ministros. Entre sus primeras medidas destaca la creación del primer Ministerio para la Transición Ecológica, con competencias en energía y desarrollo, como había pedido el Movimiento 5 Estrellas.

Su principal objetivo será invertir rápido y bien los 209.000 millones de euros de fondos europeos en el Plan de Recuperación contra los efectos de la crisis sanitaria.

Draghi buscará salvar a Italia de la emergencia social, económica y sanitaria

Mario Draghi nació en Roma el 3 de septiembre de 1947. Durante su juventud acudió al colegio jesuita Máximo y, años más tarde, se convirtió en Licenciado en Economía por la Universidad de La Sapienza. Además, tiene un presitgioso doctorado en el MIT (Massachusetts Institute of Techonology), en Estados Unidos.

Casado desde 1973 y padre de dos hijos, entre 1984 y 1990 fue director ejecutivo del Banco Mundial y de 1991 a 2001, director general del Ministerio del Tesoro. Antes de convertirse en governatore (presidente) del Banco de Italia, en 2005, pasó por la cúpula europea de Goldman Sachs, uno de los principales bancos de negocios a nivel global.

Ahora, el expresidente del  Banco Central Europeo, de 73 años, buscará hacer el «milagro» para salvar a una Italia golpeada fuertemente por la pandemia del coronavirus (Covid-19) y una crisis social y económica. 

Sin embargo, no es la primera vez que es el «salvador». Ya en 2011 debió obligar al primer ministro italiano Silvio Berlusconi a acordar condiciones muy duras ante la Unión Europea desde su posición como presidente del Banco de Italia. Meses después asumió al frente del Banco Central Europeo (BCE), puesto en el que estuvo hasta 2019 y donde hizo «todo lo que era necesario» para salvar al euro, luego de la crisis del 2008.

Es que, efectivamente, Draghi aseguró que el BCE estaba determinado a hacer whatever it takes (lo que sea necesario) para salvar a la moneda única.

Sin embargo, no todo es color de rosas. Un número creciente de economistas está de acuerdo en que las medidas de austeridad que Draghi promovió como director del BCE junto con otras instituciones de la  UE exacerbaron las dificultades de Italia, debilitando la capacidad de producción del país y reduciendo su potencial de crecimiento.

Cocina Diabetes

Los problemas que ahora deberá enfrentar Draghi no sólo son a causa de la pandemia. Incluso antes de que el Covid-19 hundiera a Italia en su recesión más pronunciada desde la posguerra, el país apenas había crecido en dos décadas.

Sus muchos problemas van desde una fuerza laboral envejecida y cada vez más reducida hasta la falta de inversión pública y una burocracia estatal empalagosa.

La llegada al Gobierno de Draghi

La votación de las bases del el Movimiento 5 Estrellas (M5S), el partido con mayor representación parlamentaria, plasmó la división interna de la formación, ya que de los 74.537 electores, 44.177 se expresaron a favor de apoyar a Draghi, un 59,3 % del total, mientras que 30.360 lo hicieron en contra (40,7 %).

Tras ese resultado, Alessandro Di Battista, uno de los miembros históricos de la formación, aunque no parlamentario en la actualidad, anunció que dejaba el movimiento debido a su contrariedad por la entrada en este Gobierno. Es previsible que otros exponentes del M5S sigan sus pasos.

Draghi ha aglutinado el respaldo de todas las fuerzas parlamentarias, a excepción de la ultraderechista Hermanos de Italia de Giorgia Meloni.

Mattarella encargó el pasado 3 de febrero al exbanquero la formación de un Ejecutivo, después del fracaso de los partidos para poner fin a la crisis abierta por el abandono de la coalición gubernamental de Italia Viva, de Matteo Renzi, lo que hizo caer el Gobierno de Giuseppe Conte,
Ahora Draghi tendrá la difícil misión de representar esta amplia y heterogénea mayoría en un Ejecutivo.

Coronavirus en Italia

Italia acumula 316 fallecidos y 13.908 infectados en las últimas 24 horas, en tanto que el balance desde el inicio de la pandemia asciende a 93.045 casos letales y 2.697.296 contagios, según el informe publicado hoy por el Ministerio de Sanidad y recogido por la agencia de noticias Sputnik.

El Gobierno italiano decidió hoy extender 10 días más la prohibición de viajar entre regiones y profundizó así las acciones restrictivas para frenar un rebrote del coronavirus que agrava la situación sanitaria y económica, a la vez que mantiene en vilo a la población.

La medida, que estaba vigente hasta el 15 de febrero, fue tomada durante el último Consejo de Ministros presidido por el jefe de Gobierno saliente Giuseppe Conte.

La prohibición, alargada hasta el 25 de febrero, fue solicitada por los presidentes de todas las regiones, donde hay preocupación por un segundo brote de la enfermedad que ya dejó más de 93.000 muertos.

«Necesitamos que se tomen decisiones, porque la progresión del virus y de sus variantes no se frena por la crisis del Gobierno«, advirtió un vocero de la fundación para ciencias de la salud Gimbe, citado por la agencia de noticias  AFP.

En Italia, el porcentaje de casos de la variante inglesa del coronavirus se acerca al 20%, indicó hoy el Instituto Superior de Salud (ISS), cuyo presidente, Silvio Brusaferro estimó que «dentro de unas 5 o 6 semanas» esa cepa «podría sustituir al virus que circula ahora».

«Registramos una elevada circulación de esta variante, que probablemente se convertirá en la predominante en los próximos meses», alertó.

«El virus está en constante cambio y ya se han identificado cientos de variantes, aunque la mayoría de ellas no alteran las características del virus. Sin embargo, hay que prestar mucha atención para identificar aquellas que podrían empeorar la situación en términos de transmisión, síntomas, sensibilidad a las vacunas y anticuerpos», concluyó el ISS en su informe.



Fuente

Apuesta Exitosa