El presidente estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, hablaron este miércoles de seguridad en Medio Oriente y de Irán en su primera entrevista telefónica desde la llegada del primero a la Casa Blanca. La tardanza de Biden a la hora de contactar con Netanyahu, que mantenía una buena relación con su antecesor Donald Trump, suscitó críticas de la prensa israelí y de varios congresistas republicanos en Washington.

«La conversación fue cálida, amistosa y duró alrededor de una hora», indicó Netanyahu en Twitter, precisando que los dos dirigentes habían abordado asuntos como los «acuerdos» de paz en Medio Oriente, la «amenaza iraní» y la gestión de la pandemia de covid-19.  «Buena conversación», resumió por su parte Biden, en el Despacho Oval.

Cocina Diabetes

Los dos dirigentes destacaron la «importancia de mantener consultas estrechas sobre los asuntos de seguridad regional, especialmente Irán», indicó la Casa Blanca, sin mencionar el espinoso acuerdo sobre el programa nuclear de Teherán. Biden reafirmó el apoyo de Estados Unidos a la reciente normalización de las relaciones entre Israel y varios países del mundo árabe.

Emiratos Árabes Unidos anunció en agosto el restablecimiento de sus relaciones con el país hebreo, una decisión que imitaron después Baréin, Sudán y Marruecos. Pero con el cambio de administración en la Casa Blanca, los analistas se preguntaban si Estados Unidos seguiría impulsando a otros países de la región para entablar el mismo proceso, informó AFP.

Uno de los países claves, considerado un posible candidato a la normalización, es Arabia Saudita. El gobierno de Biden anunció esta semana su intención de «revaluar» sus relaciones con Riad y de cambiar de interlocutor principal, pasando del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, preferido por el ejecutivo de Trump, al rey Salmán.





Fuente

Apuesta Exitosa