Tras separarse de Claudio Contardi, el padre de sus hijos, Julieta Prandi se animó a descubrir el la crueldad física y sicológica que debió sufrir de la mano del hombre sobre el que puso su seguridad anteriormente. Más allá de que la modelo no guarda relación angosta con su ex-, le tocó llevar a cabo un arreglo para comunicar la crianza de los pequeños que tienen en común.

Prandi había denunciado irregularidades, pero la situación se agudizó en el momento en que Contardi decidió dejar a los menores en la calle en el momento en que estaban bajo su precaución. La conductora no obtuvo una contestación específica de las autoridades y también logró eco del desarrollo en una entrevista reciente con «Inexorables» (programa de El Nueve). «Entró mi recusación al juez Lázaro y al Juzgado n°3 de San Isidro», expresó la conocida.

Y especificó lo que sucedió: « ahora debí denunciar el abandono de mis hijos en la vereda de mi casa, solicité la suspensión del régimen y el juez no la dio, solicité la perimetral pues mis hijos no desean ir con su papá y le tienen temor, no la dio. no estaría si la justicia no hubiese hecho algo en el mes de julio del año pasado en el momento en que debí llevar a cabo una demanda muy grave sobre algo que sucedió en la vivienda del padre de mis hijos, bajo su precaución».

Cocina Diabetes

«El juez todavía no largó mi expediente. El logró una demanda por impedimento de contacto pero ¿de qué forma le voy a dar a mis hijos si los deja en la vereda? No es la primera oportunidad que los deja, hay 2 demandas», añadió Prandi con visible indignación. Entonces procedió a contar algo verdaderamente preocupante: «El día de hoy este sujeto se apersonó en la puerta de mi casa»

«Estuvo sacando fotografías, mis progenitores están en mi casa y lo vieron y le se encontraba sacando fotografías al coche de mi papá», añadió la modelo. En forma de cierre, Julieta se mostró plantada y aseguró que va a dar riña: «Temor no le tendré jamás, voy a proteger a mis hijos. Me hace mucha vergüenza mostrar esto que me pasa que no es mucho más ni menos que mi vida. Es intimidante, es angustiante».





Fuente

Apuesta Exitosa