La vicepresidenta elegida de EEUU, Kamala Harris, jurará su cargo el próximo miércoles con el apoyo de la jueza Sonia Sotomayor, la primera jueza hispana del Tribunal Supremo estadounidense, notificó un asesor de la compañera de fórmula de Joe Biden.

Ese plan busca resaltar el instante histórico que va a suponer la investidura de Harris, que va a ser la primera mujer vicepresidenta estadounidense, aparte de la primera mujer de raza negra y raíces asiáticas que llegará a la Casa Blanca.

Por su lado, Sotomayor, natural de Novedosa York y cuyos progenitores eran puertorriqueños, se transformó en 2009 en la primera jueza hispana en subir al Supremo en la historia del país, tras ser nominada por el entonces presidente Barack Obama (2009-2017).

Hoy en día, Sotomayor pertenece a la minoría de tres jueces progresistas del Supremo, y es probablemente la figura más admirada por los demócratas en el prominente tribunal, tras la desaparición el pasado septiembre de la veterana juez Ruth Bader Ginsburg.

Harris jurará como vicepresidenta el miércoles en una liturgia en oposición al Capitolio en Washington, poco antes de que Biden preste juramento de su cargo, en su caso en oposición al presidente del Supremo, el juez de inclinación conservadora John Roberts.

El juramento de los dos cargos radica en reiterar una corto cita que les recitarán Roberts y Sotomayor, y con la que Biden y Harris se comprometerán a ejercer aplicadamente sus nuevos puestos y a proteger la Constitución.

Cocina Diabetes

Mientras que jura su cargo, Harris va a poner la mano encima de 2 Biblias, como es tradición en el país, aseveró este sábado un asesor de la vicepresidenta escogida mencionado por numerosos medios, que solicitó el anonimato.

La primera Biblia que utilizará perteneció a una amiga de la familia de Harris, Regina Shelton; y la segunda fue propiedad del fallecido juez Thurgood Marshall, que fue el primer afroamericano que formó una parte del Tribunal Supremo y se encuentra dentro de los enormes referentes de la vicepresidenta escogida, explicó el asesor.

Biden, por su lado, tiene sosprechado emplear para prometer su cargo exactamente la misma Biblia que ha usado con ese fin a lo largo de toda su trayectoria política: un colosal tomo que es propiedad de su familia desde 1893, y que mide 13 centímetros de ancho (5 pulgadas).

El gobernante del país elegido se apoyó por última vez en esa Biblia para prometer en 2013 su segundo orden como vicepresidente estadounidense, una liturgia donde asimismo le prestó juramento la jueza Sotomayor.

La investidura se festejará con un público achicado gracias a los protocolos para evadir los contagios por covid-19, y su gadget de seguridad va a ser el más fuerte de la historia del país, con hasta 25.000 militares desplegados en Washington, frente a los miedos de nuevos asaltos tras el ataque al Capitolio del día 6.



Fuente

Apuesta Exitosa