El Secretario General de la central obrera busca debatir los sueldos y dejó en claro que no dejará que los incrementos queden bajo la inflación.

El Secretario General de la CGT, Héctor Daer, rechazó la intención de fijar un encuentre del 30% en los incrementos salariales a debatir en las igualitarias del actual año que procuran llevar adelante ciertos campos del Gobierno como el ministro de Economía, Martín Guzmán. «Tenemos la posibilidad de confluir si hay un rastreo de costos y le ofrecemos activa a todas y cada una de las negociaciones», aceptó en diálogo con Novedades Argentinas mas dejó en claro que no se admitirán aumentos salariales inferiores a la inflación.

Sobre la medida que busca llevar adelante el titular de la cartera, puesta encima de la mesa a lo largo de la última asamblea del gabinete económico, explicó que todo «pasa por la coordinación de costos y sueldos en el contexto de un esquema integral de política macroeconómica», desarrollada en el Presupuesto 2021. Los presuntos apuntan un incremento del 29% y allí están las considerables diferencias entre el sindicalismo y el Gobierno.

Cocina Diabetes

Según economistas y consultores, la inflación aguardada para este año se situaría entre el 45% y el 50% al paso que el Relevamiento de Esperanzas de Mercado (REM), elaborado por el Banco Central, cree un 49,8% para los próximos 12 meses. Por tal razón, Daer no vaciló en expresar su rechazo a la pauta salarial de no más del 30% y sobre esto, advirtió: “Nuestra intención es que cuanto más baja sea la inflación, mejor, mas esto se debe asegurar”.

Al preverse un incremento de costos del 3,5% para enero, el margen que queda sería bien difícil de cumplir para el resto del año con relación al Presupuesto. Por esa razón, los recaudos del Secretario General tendrían algo de sentido. «Hay que llevar a cabo un rastreo estricto, seriamente. Todo está demorado, que Economía presente algo sentando en la mesa a los formadores de costes y no a los gerentes, a los lobistas de las cámaras», expresó.

Podemos destacar que más allá de que las negociaciones igualitarias son llevadas a cabo por cada sindicato con las cámaras del área, desde los despachos oficiales se desliza un porcentaje como pauta general para eludir un desborde inflacionario. Tal y como si esto fuera poco, es un año electoral y que todavía prosigue atravesado por la pandemia de coronavirus. De ahí que, va a haber nuevos reclamos para prosperar los salario estropeados en el 2020.



Fuente

Apuesta Exitosa