Zaira Nara volvió a convertirse en mamá por segunda vez hace más de un año. Semanas más tarde comenzó la cuarentena total y obligatoria en la Argentina y ella, con su pareja Jakob von Plessen y su hija mayor, Malaika, se quedaron viviendo en el sur, lugar que habían elegido para recibir al pequeño Viggo. Con este contexto, muchos conocidos y familiares tardaron meses en conocer al recién nacido.

Recién esta semana Santiagio Giorgini, gran amigo de la conductora, pudo visitarlos. Para ir a lo de la modelo, el cocinero que estuvo acompañado por su mujer y sus hijas, se tuvo que realizar un test de Covid-19, según contó la menor de las Nara en una de sus historias en Instagram. “El tío Santi se hisopó para venir a conocer a este bebé, te queremos”.





Fuente

Apuesta Exitosa