En un planeta que avanza mucho más hacia la disminución de las desigualdades entre hombres y mujeres, la educación y la detección de hábitos equivocados es incesante y cada vez mayor. Prueba de esto la da Carlos Vives, quien contó de qué manera sus hijas lo asisten a desprenderse de sus formas de proceder machistas.

No es la primera oportunidad que el artista colombiano, de 59 años de edad, revela de qué manera sus hijos y también hijas le enseñan enseñanzas esenciales. Frente todo, queda en prueba su apertura al cambio y a “estudiar a desaprender”, o sea, a cuestionar esos valores que se integran y se reproducen en la vida diaria sin entender que esconden una grave injusticia.





Fuente

Apuesta Exitosa