Como uno de los influencers más destacados de la Argentina, junto con Stefi Roitman y Lizardo Ponce, Santi Maratea no cesa de publicar nuevo contenido en sus redes sociales. Hace poco, el mediático fue a Miami por razones laborales y todavía se encuentra allí. Cada día, publica sus aventuras en los Estados Unidos y, esta vez, se centró en una misteriosa chica a la que «enamoró»: “Yo hice algo para que eso pase”.

“Chicos, acabo de enamorar a una chica que iba en un auto descapotable blanco. Me guiñó el ojo. Me hubiese gustado que también baje del auto y nos casemos y me diese la mitad de su patrimonio, no pasó”, comenzó su relato la celebridad. Sin embargo, la historia no era tan simple, por lo que Santi decidió ampliar cómo había comenzado desde el principio. ¿Habrá segunda parte?

“¿Por qué digo enamoré, como que yo hice algo para que eso pase? Porque yo justo estaba con la música puesta, esperando en una esquina, flasheando videoclip y ahí me ve la piba y me guiña. Listo”, añadió. Desde entonces, no ha vuelto a mencionar a la misteriosa joven en ninguna de sus historias. Sin embargo, esta no es la única anécdota que contó Santi Maratea sobre su intenso viaje a la ciudad de Florida.

Cocina Diabetes

Recientemente, revivió uno los peores momentos de su vida en el país norteamericano: “Bueno me senté acá en la calle. No es una plaza, pero me representa». Enseguida mostró en cámara una botella de alcohol que había en el lugar. «Me senté en la calle, porque no tengo donde m** ir. No tengo plata ni para sentarme en un bar. Pero chicos, ustedes no se confundan. Yo ya viví esto”, prosiguió.

“Para los que me siguen hace mucho. Estuve un mes entero en California. Sin plata, dormí en la calle, me robaron la cámara, fui preso. No me subestimen”, expuso. La figura pública se presentó, hace años, en la puerta de Warner, en California con la intención de conocer a Ellen DeGeneres y acabó en prisión: “Me bajo del colectivo, estaba la puerta de la Warner iluminada y me mandé. No me frenó nadie y seguí. Estuve 40 minutos ahí, dando vueltas y terminé llegando al estudio de Ellen. Estaba en camarín de los invitados y un policía me pidió la credencial y ahí fue como ‘bueno, hasta acá llegué’. Me pusieron las esposas”.





Fuente

Apuesta Exitosa