Son días de mal y también indecisión para todas y cada una la gente que formaron parte próxima de la vida de Diego Maradona, en el momento en que están por cumplirse tres meses desde su fallecimiento. Mientras que semeja haber bajado la intensidad de la riña entre Gianinna Maradona y Luis Ventura, frente a las amenazas de judicializar el combate, Verónica Ojeda, quien elige sostenerse ajeno, compartió un tierno instante de su hijo Dieguito Fernando.

Dieguito es el menor de los hijos que tuvo el astro, y en consecuencia asimismo va a recibir su una parte de la herencia, cuando la justicia concluya de saber cuál fue el legado total del capitán de la Selección. Verónica decidió sostenerse ajeno del enfrentamiento, en el que se implican los otros hijos del Diez, y su expareja Rocío Oliva, entre otros muchos, dejando los temas judiciales y mediáticos a cargo de su pareja, el letrado Mario Baudry.

Ojeda, así, opina de vez en relación de los temas relacionados al padre de su hijo, y en la mayoría de los casos no lo realiza directamente. Lo que sí, procura proteger la niñez de Dieguito, y que en el mal de la inesperada pérdida de su padre, intentar que su crianza sea lo mucho más habitual y feliz viable, lejos de los escándalos y de la presión que su apellido significa, eminentemente en Argentina.

En las últimas horas, compartió las primeras imágenes de un instante primordial en su historia. Su primer entrenamiento de fútbol. El pequeño se sumó a las filas de un club de Tristán Suárez donde mostró por vez primera sus capacidades con la pelota, esas que practicó con su papá en el patio de su casa. Un instante esencial para estudiar a comunicar con otros chicos y sostenerse activo.

Cocina Diabetes

Días atrás, el pequeño festejó su cumpleaños con una celebración íntima que organizó su madre. Con un muy con limite número de convidados, acatando los protocolos de higiene y prevención, tuvo su festejo en un hotel reconocido. Recibió los saludos de glorias del fútbol como Ariel “Burrito” Ortega o el “Mono” Carlos Navarro Montoya, al paso que le obsequiaron una remera que utilizaba su padre en el momento en que jugaba al Showbol, la que recibió viendo conmovido hacia el cielo.





Fuente

Apuesta Exitosa