En medio de un escenario de incertidumbre en la Policía de la provincia de Buenos Aires, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, desafectó a más de 400 efectivos que participaron en las protestas de septiembre del año pasado, principalmente a quienes se manifestaron frente a la Quinta de Olivos, todo con la venia del gobernador Axel Kicillof, en un intento por acallar los rumores sobre una posible nueva movilización de las fuerzas de seguridad para reclamar por las promesas incumplidas y las duras condiciones laborales.

Sin embargo, la purga masiva en la Bonaerense no sería la única estrategia de Berni y Kicillof para contener desbordes en esa institución. “Este movimiento terminó acelerando el malestar y en algunos lugares comienzan a protestar. En las últimas horas se conoció una circular general dentro del Ministerio de Seguridad planteando que por disposición del superintendente, se dispone que a partir de mañana a las 0 horas (de hoy) y hasta nuevo aviso, es obligatoria la permanencia en despacho de cada dependencia y quien no lo cumpla devendrá en sanción directa“, adelantó el periodista Beto Valdez en el programa Verano de Noticias, del canal LN+.

Cocina Diabetes
Temas



Apuesta Exitosa